Silla Playboy

mayo 6, 2012 § Deja un comentario

Tras la insistente recomendación de mi amigo Elías Cueto, prolífico articulista en este blog (o debiera decir post_ista), he sucumbido a la lectura del  libro de Beatriz Preciado, Pornotopía (Editorial Anagrama), cuyo subtítulo reza Arquitectura y sexualidad en “Playboy” durante la guerra fría.

Este exhaustivo ensayo aborda la vida y, sobre todo, la obra de Hugh Hefner, creador de la revista Playboy. He de decir que mi conocimiento sobre el tema no pasaba de haber visto en reiteradas ocasiones las voluptuosas portadas de esta firma (sentimiento de culpabilidad). Sin embargo, esta ignorancia sobre la materia no es en absoluto relevante, puesto que una de las primeras ideas que se desmonta es que la revista no nace tan solo como revista erótica sino también como revista de interiores. Nos situamos a mediados del siglo pasado, después de la Segunda Guerra Mundial; Playboy empieza a publicar, algo hasta la fecha desconocido, los interiores y las escenas de la vivienda norteamericana. Una visión totalmente erótica, ya que se desvela públicamente la privacidad del hogar; es el primer desnudo residencial. Hoy, la pornografía está a la  orden del día, basta revisar cualquier revista de arquitectura.


Otra de las ideas que nos descubre la autora del libro y que nos conduce a nuestro tema fetiche de las sillas es el de la emancipación masculina. Véase, a continuación, la cita de Víctor A. Lownes (socio de Hefner), citado en Russel Miller.

“Poseía todo lo que un hombre puede desear: una esposa bella y cariñosa, dos hijos magníficos, una casa espléndida y un buen trabajo. El único problema era que se aburría como una ostra. Odiaba el club de tenis, la interminable noria de cócteles y barbacoas, las banalidades y la autocomplaciente respetabilidad de la vida de ensueño de la clase media americana. Confesaba, pesaroso, que lo único que lograba animarlo era la perspectiva de tener encuentros sexuales extraconyugales. Un día, en 1953, sencillamente salió por la puerta y nunca regresó.”

Escena familiar, 1950 – ¿Presente?

Se pone de manifiesto la voluntad de aquel hombre de los años 50 de huir de un espacio totalmente feminizado como era la casa suburbana. Así pues, uno de los primeros refugios que encuentra ese hombre es el del ático urbano. En ese nuevo hábitat es donde el rol de los muebles y en particular de las sillas toma un papel protagonista. Beatriz Preciado lo define así:

“Playboy concede a los muebles cualidades sobrenaturales, representándolos como auténticas prótesis del soltero que suplementan su incapacidad para ligar sin ser pescado.”


Sofá D70, Bosani, 1954

En realidad, lo que se ensalza es la capacidad mutante de los muebles, como el citado sofá adaptable D70 de Borsani. En el contexto de apartamento de soltero, el sofá pierde su carga simbólica, de pieza de congregación familiar alrededor de un televisor, y se convierte en una herramienta sofisticada para pasar de una conversación de flirteo a una escena amorosa, activando un simple mecanismo. Igualmente, se les confiere este valor a determinadas sillas; en el libro, se cita la silla womb de Saarinen, aunque creo que se está refiriendo a la silla tulip del mismo au
tor, dice así:

“En la sala de estar, explica el artículo, la silla womb de Saarinen puede fácilmente desplazarse a derecha o izquierda para transformar el área de trabajo en zona de ligue (y viceversa), con el consiguiente ahorro de esfuerzo y tiempo para el soltero.”

Sillón womb, Eero Saarinen, 1948 / Silla tulip, Eero Saarinen, 1956

Veamos la situación contemporánea de estos asuntos.

Imágenes y texto: Xulio Turnes.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Silla Playboy en Nº 313 [sillas...].

Meta

A %d blogueros les gusta esto: