Glen Gould chair

octubre 18, 2010 § 1 comentario

Hipocondríaco, aquejado de síndrome de asperger, maniático obsesivo-compulsivo del trabajo, perfeccionista del sonido y del silencio…  Las excentricidades de Glenn Gould contribuyeron a popularizar las obras para teclado de J. S. Bach tanto como su talento y personalidad. Entre sus excentricidades, por supuesto, se encuentra su silla.

La proximidad con la que el pianista canadiense se situaba sobre el teclado requería una banqueta especial. De hecho, rechazó todas y cada una de las que le fueron ofrecidas a lo largo de su carrera como intérprete. En su lugar empleó obstinadamente una silla remendada.

La forma de la silla es resultado de 21 años de uso ininterrumpido así como de las modificaciones pacientemente realizadas por Bert Gould, padre del artista. Se cortaron las patas y se eliminó el tapizado del asiento. Se incluyó un primitivo mecanismo para permitir controlar la inclinación de la silla al tiempo que se atirantaba por debajo para reforzarla.

Paradójicamente esta construcción anónima y descuidada se ha convertido en parte del mito musical y hoy es un icono posmoderno. Expuesta en una urna de metacrilato en la National Library de Canadá, hasta hace poco era posible comprar en internet una réplica (imagen inferior) por el módico precio de 990 euros.

Texto: Elías Cueto. Imágenes: Orange create art, Suite 101; Pianored

Anuncios

Etiquetado:

§ Una respuesta a Glen Gould chair

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Glen Gould chair en Nº 313 [sillas...].

Meta

A %d blogueros les gusta esto: